Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtenermás información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Cuatro historias para una sola agua

26 de marzo de 2021

La quinta edición del We Art Water Film Festival ya tiene sus cuatro ganadores. Los cortos vuelven a confirmar el valor del cine como herramienta de transmitir y compartir conocimiento y emociones, dos elementos imprescindibles para avanzar en el enorme reto planetario: tenemos una sola agua aunque muy distintas formas de acceder y relacionarnos con ella.

Como siempre fue mucho más que una gala, fue un acto de amistad y unión en la sensibilización por el valor del agua y por la lucha contra la amenaza de su deterioro. La quinta edición del We Art Water Film Festival entregó sus premios en una ceremonia que por motivos de la pandemia de la covid-19 se realizó en formato híbrido, presencial y online, el pasado 22 de marzo, Día Mundial del Agua, desde el emblemático Roca Barcelona Gallery.

La gala que fue presentada por Carlos Garriga, director de la Fundación We Are Water y Xavi Torras, director de Comunicación de Roca, fue conducida por la periodista y presentadora de televisión Elena Sánchez, quien señaló la significación del día escogido para la entrega de premios: “Esta ceremonia debería realizarse siempre en el Día Mundial del Agua.¿Qué mejor día si no?”

Carlos Garriga situó el significado del Festival que se inició hace 10 años, prácticamente al mismo tiempo que el trabajo de la Fundación: “Han sido diez años disfrutando, compartiendo, llorando, riendo y emocionándonos con las muy diferentes historias de todo el mundo. 10 años en los que hemos podido llevar agua y saneamiento a los lugares más necesitados del planeta. Hasta ahora hemos cambiado la vida a más de 1,8 millones de personas de 23 países con 69 proyectos. No tenemos que olvidar que quedan más de 2.000 millones sin acceso al agua y más de 4.000 sin saneamiento seguro. El lema del Día Mundial del Agua es ¿Qué significa el agua para ti? Es la pregunta adecuada para dar comienzo a esta gala. En los cortos del Festival podemos ver muchas respuestas”.

Xavier Torras, quien fue director de la Fundación hasta hace un año, destacó el trabajo realizado en el desarrollo del Festival: “Desde que comenzamos, en 2011 con 600 participantes, hasta ahora con más de 3.300, hemos visto como el certamen crecía edición tras edición. Quizá se deba también la notoriedad que han adquirido el cambio climático y los problemas del agua entre la sociedad ha hecho llegar la participación a todos los países del mundo”.

En efecto, la privilegiada ventana al mundo del agua y saneamiento que constituye el Festival se amplía cada vez más y consolida unos niveles de calidad cinematográfica que sitúan a los cortos presentados como una de las mejores herramientas para transmitir el valor del agua. Elena, que también formó parte del jurado, destacó que en esta quinta edición,el Festival ha batido todos los récords de participación y calidad: 3.362 autores inscritos de 131 países. Es una barbaridad que emociona”.

 

En tres minutos se pueden explicar historias de denuncia, reveladoras y emotivas, sobre nuestra complicada y conflictiva relación con el agua. Éstas también pueden invitarnos a buscar soluciones a las graves injusticias que sufren los que no la tienen y a la inevitable degradación de la naturaleza que ocasiona su mal uso. Los mensajes de los autoresatesorantambién un mensaje de optimismo para avanzar en un futuro incierto, generando confianza en nuestra capacidad de restituir y cuidar el bien más necesario para la sostenibilidad del planeta.

Este es el gran valor que en cada edición aporta el We Art Water Film Festival al mundo. Los cuatro vencedores, surgidos de un espectacular elenco de 45 finalistas, hablan por sí mismos.

En la categoría de micro- animación, el vencedor fue Maji del español César Díaz Meléndez.  El autor utiliza la técnica de arena sobre cristal como una poderosa y sugestiva herramienta para transmitir las nefastas consecuencias del agua contaminada para nuestra vida en el planeta, cómo ésta afecta a las personas y al medioambiente. “Lo realicé en plena pandemia, con una cámara de fotos y arena de la playa de Valencia - comentó César -. No me esperaba llegar hasta aquí”.

En la categoría de micro-ficción, Locker, Selvaraj R muestra en una serie de secuencias de profundos planos una brillante metáfora sobre el valor del agua que adquiere una especial relevancia en el entorno de la India árida. “Ha sido muy motivante participar en el Festival. Lo que expreso en esta película es muy importante para mí”, declaró Selvaraj.

En la categoría de micro-documental, la que tradicionalmente más participación registra, el ganador añade un nuevo enfoque humano a la terrible catástrofe ecológica del mar de Aral, sin duda una de las más impactantes de la historia reciente. Qudrat, de Uzbekistán, muestra en Life Without Guarantee la profunda brecha que produce en la cultura la desaparición del agua y su sustitución por un desierto de arena. Qudrat lanzó un mensaje: “Teníamos un mar maravilloso, pero desapareció en poco tiempo. Si tenéis un mar parecido os digo una cosa: conservarlo!”  

El Premio del público fue para Lágrimas de la Tierra, de David Ballesteros. El corto evoca en la figura de Tenampi, un agricultor cuyo padre murió a causa de la contaminación del agua, el desastre de los ríos Sonora y Bacanuchi que sufrieron, en 2014,el vertido de 40.000 metros cúbicos de sulfato de cobre, en lo que se calificó como el peor desastre ambiental provocado por la minería en el país. David destacó la importancia de las acciones conjuntas para afrontar el futuro del agua: “Es una llamada a la responsabilidad social múltiple entre los civiles, que podemos reducir el consumo y a las empresas que deberían desarrollar más la conciencia social y ambiental. También es una llamada a trabajar conjuntamente con los Gobiernos y las ONG para procurar que el agua llegue a todos y no se deteriore”.

La alta calidad de las obras, la puedes ver en los 45 finalistas. Las formas de relacionarse con el agua son tantas como habitantes tiene la Tierra, pero el cine es un lenguaje universal que las abarca todas. Lo dejó claro Carlos Jiménez Renjifo, miembro del jurado en las cinco ediciones del Festival: “El cine es un instrumento de denuncia. Por ello este es un concurso tan importante; me di cuenta ya en la primera edición. El cambio climático no es una broma, la falta de agua y saneamiento es un hecho inaceptable, inmoral y obsceno. Tenemos que saberlo y responsabilizarnos todo de ello. Esto es lo que hace tan importante la contribución del certamen a que la gente sepa que está sucediendo y se conciencie. Esto me llena de gratitud hacia el We Art Water Film Festival”.

La próxima cita: ¡El We Art Water Film Festival 6!