Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtenermás información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Agua y saneamiento para la igualdad de género

Acceso al agua limpia y a no tener que andar varios km a por ella, letrinas para su seguridad y privacidad, educación en la higiene para su salud y visibilidad para empoderarse: millones de mujeres y niñas lo necesitan para alcanzar la justicia que les corresponde.

No es posible conseguir la igualdad y la justicia de género sin agua ni saneamiento. Actualmente millones de mujeres no disfrutan de este derecho humano fundamental para su supervivencia y dignidad. No sabemos la cifra con exactitud, puesto que sufren otra injusticia: la invisibilidad estadística, muchas de ellas no están en los censos y por ello no tienen ni siquiera el derecho a denunciar. Es imprescindible saber más sobre su situación.

El 11% de la población mundial no tiene acceso a una fuente de agua limpia  y generalmente las mujeres se llevan la peor parte al tener que estar obligadas a andar kilómetros en pos de ella. Actualmente, la distancia media que recorren las africanas o asiáticas para buscar agua es de 6 kilómetros y lo hacen cargando en la cabeza recipientes de unos 20 litros. 

En la actualidad se estima que sólo en África el tiempo empleado por mujeres y niñas en la búsqueda de agua sobrepasa los 40.000 millones de horas al año. Son horas perdidas para el trabajo, la escuela, el hogar y la comunidad. Un tiempo malgastado para su desarrollo personal, para su salud y sus perspectivas de futuro. 

Las mujeres necesitan la privacidad y seguridad de las letrinas para no tener que defecar al aire libre, para no tener que aguantarse las necesidades hasta la noche, para no ser atacadas sexualmente y para poder practicar su higiene íntima en la escuela. También necesitan educación higiénica para preservar su salud. Millones aún no la tienen a causa de la pobreza y de los tabúes culturales que desprecian la feminidad y la menstruación.

Sin acceso al agua y al saneamiento no hay igualdad de género. Si no alcanzamos el Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 6, no alcanzaremos el nº 5.

La Fundación con el Día Internacional de la Mujer

Este es uno de los objetivos fundamentales de la Fundación We Are Water. Impulsamos la campaña #NoWalking4Water para extender la concienciación internacional sobre este aspecto de la desigualdad de género. 

Trabajamos también en India, para colaborar en los grandes retos hídricos y de saneamiento que tiene el gran país asiático en el que el empoderamiento de las mujeres juega un papel fundamental para superar la amenaza del cambio climático y lograr el equilibrio demográfico.  

Tras más de siete años de desarrollar proyectos de ayuda en 21 países, en la Fundación We Are Water hemos acumulado una amplia experiencia en los problemas que presentan la instalación y uso de letrinas en las zonas más necesitadas, y nos ocupamos de que estas comunidades tengan el conocimiento y capacidad para construirlas de forma eficiente y adaptadas a su clima y cultura.

En el Día Internacional de la Mujer, desde la Fundación nos reafirmamos en nuestros objetivos de sensibilización y actuación para ayudar a que el mundo avance consciente de que para lograr la justicia de género es imprescindible el derecho al agua y al saneamiento.