Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtenermás información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

recap 2022 main photo

2023, el año en que el agua deberá ser la solución

En este 2022 convulso hemos ayudado a los desplazados por las guerras y mejorado la vida de campesinos y escolares. Los derechos de acceso al agua, saneamiento e higiene de las mujeres y los niños han seguido siendo nuestros principales focos de atención. Hemos participado en los grandes debates internacionales sobre el clima y el agua, impulsando el diálogo y la sensibilización. Pero no es suficiente, debemos seguir avanzando para que el agua y el saneamiento dejen de ser un problema y se conviertan en solución.

Pese a que 2022 ha sido pródigo en acontecimientos nefastos, este año puede pasar a la historia como el de la definitiva concienciación en la importancia del agua y el saneamiento como vectores de resiliencia y sensibilización sobre lo que no podemos tolerar. También nos indican qué hoja de ruta seguir para avanzar de forma efectiva hacia los ODS.

Nuestro balance es positivo, pero no suficiente.

 

Lo que nos ha hecho ver la guerra de Ucrania

Ante la tragedia de la guerra de Ucrania la reacción internacional ha sido unánime y la ayuda se ha movilizado; pero hemos constatado que las necesidades vitales de los refugiados se multiplican a media que éstos se acumulan en los campos de acogida. Son ya 100 millones los desplazados que la violencia y la crisis climática han generado en el mundo. Todos ellos necesitan agua y saneamiento para sobrevivir y mantener su dignidad.

Son datos que ACNUR reveló en el encuentro Saneamiento en conflicto, que organizamos en noviembre en el Roca Madrid Gallery, con motivo del Día Mundial del Retrete. El debate desveló aspectos poco conocidos de una crisis humanitaria que se multiplica: la indefensión ante los vacíos legales de los desplazados climáticos; las dificultades logísticas y de gestión del suministro de agua y saneamiento en los campos de refugiados; las necesidades inmediatas de los que huyen; el vacío legal al que se enfrentan los desplazados climáticos, y cuán difícil es movilizar ayudas internacionales efectivas.

En la reunión, UNICEF y World Vision nos explicaron la evolución de nuestros proyectos para ayudar a las víctimas que permanecen en el interior del país y en los campos que acogen a aquellos que huyen a Rumanía y Moldavia, donde en noviembre ya habían llegado respectivamente más de 57.000 y 103.000 personas buscando refugio. Nuestra labor continuará hasta que la atrocidad de la guerra termine.

 

Salvaguardando los acuíferos y apoyando el mundo rural

En 2022 hemos seguido trabajando para cuidar los acuíferos, el tesoro oculto del que depende la humanidad. Hemos comprobado los plenos resultados de los cuatro pequeños embalses que ayudamos a construir con la Fundación Vicente Ferrer en Andhra Pradesh. Desde los primeros que se construyeron en Ganjikunta y Girigetla, y los más recientes de Settipalli y D.K.Thanda4, unos 5.500 campesinos han mejorado su nivel de vida y son más resilientes a las sequías e inundaciones. En un viaje de la Roca Corporate University, cinco profesionales de Roca Group de España e India nos acompañaron y comprobaron como estas pequeñas infraestructuras, autogestionadas por los propios campesinos, constituyen el germen de la transformación agraria de India.

El mundo rural sigue siendo un campo de acción que no abandonaremos. En 2022 hemos finalizado un proyecto que ha proporcionado acceso al agua a los campesinos hondureños del departamento de El Paraíso.

En Madagascar, en colaboración con UNICEF, seguimos trabajando con el objetivo de mejorar la disponibilidad de instalaciones sostenibles de agua potable para la resiliencia climática, el saneamiento y la higiene en varias de las comunidades más pobres.

 

Agua, saneamiento e higiene en las escuelas y centros de salud

El pasado mes de mayo, completamos el proyecto de construcción de un pozo en la escuela Ngubo, en el distrito de Lupane, uno de los más pobres de Zimbabwe. Los beneficios para los alumnos y sus familias muestran la vida que puede proporcionar un simple pozo en el recinto de la escuela: da salud y dignidad, impulsa el proceso educativo y genera conocimiento para la adaptación a la crisis climática y la lucha contra la pobreza. También en tres escuelas en Indonesia hemos reducido el absentismo escolar, con baños separados por sexos e instalaciones de higiene.

Los sistemas sanitarios de las regiones rurales africanas sufren deficiencias en agua, saneamiento e higiene. En el Sahel senegalés, colaboramos en un proyecto para ayudar a los centros de salud en los que la covid-19 se vino a añadir a las enfermedades por el mal estado del agua, la desnutrición crónica y la falta de asistencia médica.

 

Para las mujeres, con las mujeres

Las mujeres siguen siendo las más perjudicadas por la falta de acceso al agua y al saneamiento, pese a que en sus comunidades son la principal fuerza frente a la pobreza y en la lucha contra el cambio climático. Precisan instalaciones de saneamiento seguras y privadas, en especial las adolescentes. En un nuevo proyecto en Malaui abordamos la higiene y educación menstrual como elemento integral e insustituible de cualquier planteamiento de acceso al agua y al saneamiento. Más allá de agua limpia y letrinas seguras, proporcionamos instalaciones dedicadas a las chicas, acceso a suministros de higiene menstrual, y fomentamos la capacitación del profesorado y los cambios culturales en sus familias y el resto de la comunidad, con la finalidad de completar el ciclo de la higiene que comienza con el acceso al agua.

 

En el centro de los debates

En 2022, en los debates sobre la sostenibilidad, el agua ha ganado protagonismo y este perdurará como piedra angular en el futuro. En febrero, concluimos el ciclo Smart Water, Smart (collective) Creativity con dos debates en Cartagena (España) y en la Expo Dubái 2020. Con ellos hemos impulsado la exploración de estrategias creativas y canales de movilización a través del agua en los sectores y actividades que definen la arquitectura, el urbanismo y el desarrollo turístico e industrial sostenibles.

En el Día Mundial del Agua, en la misma la Expo 2020, participamos en el debate World Majlis | The Price of Water centrado en cómo resolver la dicotomía entre el valor y el precio del agua para afrontar un futuro de notables riesgos hídricos, una cuestión que se plantea crucial para la humanidad en el camino hacia la consecución de los ODS.

En la COP 27 de Sharm El Sheik, participamos en dos debates: sobre la descarbonización y su relación con el agua y con la actividad económica, y sobre el establecimiento de estrategias innovadoras de cooperación. Este último, Innovative Ways of Cooperation, fue organizado por la UNESCO y UNITAR, el gobierno de Costa Rica, la organización intergubernamental UPACE y la Cátedra UNESCO sobre la Paz de la Universidad Abat Oliba CEU. Expusimos que la  cooperación implica a todas las entidades, desde los gobiernos nacionales a los gobiernos locales, y obliga a hacerlo con una estrategia clara y con sinergias amplias y generales.

 

Aquanautas y Let’s Make a Deal: educar y concienciar con y para el agua

Este año, la iniciativa Aquanautas ha continuado expendiéndose. Hemos realizado 41 actividades escolares, llegando cerca de 900 niños de 25 centros escolares de la ciudad de Barcelona. Nuestro objetivo para el curso 2022-2023 es superar los 50 talleres, lo que significa que más de 1.000 escolares aprenderán y se sensibilizarán sobre los problemas del agua, participando en talleres pedagógicos, charlas, reuniones y otras actividades de la iniciativa.

Aquanautas ha sido un elemento clave como actividad en la iniciativa pioneraLets Make a Deal (Hagamos un trato) que lanzamos con Diamond Resorts, en 2019. Su objetivo es implicar a toda la cadena humana de las instalaciones hoteleras, huéspedes y profesionales, para avanzar unidos hacia la sensibilización universal en la importancia del buen uso del agua y el respeto por el medio ambiente. El proyecto logró ahorrar 970.000 litros de agua reduciendo tan sólo el lavado de toallas, y 1,02 millones alargando el uso de sábanas. Además Diamond Resorts logró recaudar 40.000 euros en donaciones para nuestros proyectos de ayuda en India, Guatemala e Indonesia, toda una muestra del éxito que la iniciativa tuvo en la sensibilización de los huéspedes. La iniciativa se retomará en 2023.

 

Global 6K For Water: seguiremos corriendo por el agua

Volvimos a participar en la carrera Global 6K For Water, esta vez recorriendo seis kilómetros por la Serralada de Marina, en Tiana (Barcelona). El objetivo de esta carrera, que también se corrió simultáneamente en diferentes ciudades de España y más de 20 países, es concienciar de la falta de acceso al agua en el mundo. Para nosotros, la iniciativa se integra en la campaña  #NoWalking4Water que iniciamos en el Día Mundial del Agua 2016 y que se ha hecho viral en las redes sociales para concienciar internacionalmente sobre la injusticia que sufren millones de mujeres en todo el mundo al tener que recorrer kilómetros en búsqueda de agua.

En la edición de este año, uno de nuestros objetivos era contribuir a dotar de saneamiento total a tres escuelas en Indonesia para asegurar la escolaridad de las niñas y buenos hábitos de higiene para todos los alumnos.

 

2023: nuevos retos

En 2022 hemos superado los 3,6 millones de personas a las que hemos beneficiado con agua, saneamiento e higiene con 83 proyectos en 31 países.

Seguiremos avanzando, ayudando en las zonas rurales más abandonadas y en las escuelas de las comunidades más desfavorecidas. Los derechos de las mujeres, la infancia y los desplazados focalizarán nuestra atención como objetivos muy especiales el próximo año. Del mismo modo, continuaremos colaborado en la concienciación necesaria para mitigar el calentamiento global y por la justicia en las ayudas a los que sufren los desastres climáticos. En 2023 no descansaremos.